- 
English
 - 
en
Spanish
 - 
es

JRF

Un blog reaccionario

«Verum, Bonum, Pulchrum»

Guía para navegantes V

por | 22 Nov 2023 | Cambio climático

Guía para navegantes V

5. Veamos si el ser humano influye en las variaciones del clima

En esta quinta entrega vamos a ver cuánto del CO2 existente es de origen natural y cuánto es de origen humano. También veremos qué país emite más CO2 a la atmósfera y qué países aumentan más rápidamente sus emisiones.

No vayan a pensar que las medidas que están adoptando los países de Occidente para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera van a salirnos gratis, porque no es el caso. Vamos a pagar muy cara la política energética que se está aplicando, sea por inepcia, por hipocresía, o por mera voluntad intervencionista, alias Política (o una síntesis de todas ellas) de nuestros gobernantes.

  • Los porcentajes de CO2 natural y antropogénico. El montaje

El fundamento teórico del movimiento que correlaciona emisiones de CO2 y temperaturas más altas es el efecto invernadero. La hipótesis canónica es el Palo de Hockey, ya visto antes, que desconsidera todo otro gas de efecto invernadero (GEI) que no sea el CO2. El siguiente paso es atribuir al ser humano en su actividad industrial, agropecuaria y de servicios, la responsabilidad de las emisiones y, por tanto, del calentamiento experimentado.

El lector sabe que el Palo de Hockey es falso. No le sorprenderá saber que algunas otras afirmaciones constantemente repetidas también lo son. Pero no nos adelantemos.

Veamos qué porcentaje del CO2 es natural y cuál es antropogénico. Eso es capital para inferir si la acción del ser humano afecta al clima.

La referencia fundamental es un cuadro[1] publicado por el IPCC[2] en 2001. Es muy claro y lo ven justo abajo. Está en inglés, pero se deja entender rápidamente. Lo esencial son los porcentajes. En la primera columna aparece el término Natural y en la segunda, antropogénico, o Human Made. Justo debajo aparece la línea de los valores absolutos, seguida por otra línea, la tercera, referida a los respectivos porcentajes (% of total). Y claramente se ve que el porcentaje de CO2 natural es del 97,1%. El resto hasta el 100%, lógicamente, es de origen humano. Es el 2,9%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Doce años antes de que este cuadro viera la luz, Mann, Bradley y Hugues habían establecido que ese porcentaje, o incluso menor[3], era el responsable del calentamiento experimentado por la atmósfera en el Siglo XX, que como saben, fue de 0,6°C. Y ahí empezó todo.

Pongamos el fenómeno en perspectiva. De los GEI que se hallan en la atmósfera de la Tierra, el vapor de agua (H2O) es el 95% del total, correspondiendo al CO2 el 3,7% del total. El resto son metano, óxido nitroso y CFCs, ya lo saben.

Por otro lado, del 3,7% del total de los GEIs correspondiente al CO2, sólo el 2,9% es de origen humano, o antrópico, o antropogénico. Podemos realizar una sencilla multiplicación aunando ambos porcentajes y obtenemos al dato siguiente: 2,9% x 3,7% = 0,1073%. El CO2 de origen humano es el 0,001073 del total de los GEI. Con esa magra representación, la tesis canónica del calentamiento global, alias Cambio Climático, se empeña en asegurarnos que el CO2 de origen humano, aun con su escasa magnitud, es el responsable de fenómenos como los cambios que siempre ha experimentado el clima. ¿Nos permiten dudarlo?

Estos datos[4] ponen muy (pero que muy) en cuestión la tan repetida hipótesis de que el leve calentamiento experimentado desde 1850[5] sea consecuencia de la actividad humana. ¿Entonces?

Estamos inmersos en las consecuencias de una fabulación extremada. Tan extremada que poco o nada tiene que ver con la realidad. Vamos, que el CO2 antropogénico es un agente tan pequeño, tan irrelevante, tan menor, que ni siquiera debería ser tomado en consideración.

Vamos ahora cuál es la situación porcentual[6] histórica de TODO el CO2 existente en la atmósfera. En el gráfico al pie, se aprecia que la atmósfera terrestre está aproximadamente en mínimos de los últimos 600 millones de años.

undefined

https://en.wikipedia.org/wiki/Carbon_dioxide_in_Earth%27s_atmosphere#/media/File:Phanerozoic_Carbon_Dioxide.png

CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2433285

Así que tampoco por esa parte las cosas estén fuera de madre desde una perspectiva histórica. Están más bien a la baja, es decir, más bajas que nunca.

Bien, parece que está claro. El ser humano, en su búsqueda de una vida mejor, no altera el clima. Y entonces, ¿por qué toda esta alarma que nos rodea desde tantas instancias simultáneamente?

Veamos algunos datos que pueden orientarnos[7]. Es historia. Está documentado desde el principio[8].

A finales de los años 60 del Siglo XX surgieron iniciativas del Club de Roma[9] y del MIT en un estilo inequívocamente neomalthusiano[10]. Ese mismo año 1968, Bert Bohlin[11] sugirió a la ECOSOC[12] convocar una conferencia para tratar sobre la interacción del ser humano con el medio ambiente. La Asamblea General de la ONU decidió celebrarla en 1972. Tuvo lugar en Estocolmo. Se la conoce por The United Nations Conference on the Human Environment. La Conferencia de Estocolmo estableció el “medio ambiente” como parte de la agenda del desarrollo internacional, lo que llevó a la creación, ese mismo año 1972, del UNEP (United Nations Environment Programme), con sede en Nairobi (Kenia).

En 1988, James Hansen (NASA) afirmó ante distintos comités del Congreso de los EE. UU.[13] que las emisiones antropogénicas de gases se correlacionaban con el calentamiento de la Tierra. En 1991, el Club de Roma propuso “diseñar una estrategia para movilizar a los gobiernos en favor de la seguridad medioambiental y la energía limpia para transformar al mundo de una economía militar (sic) en una civil, deteniendo el calentamiento global y resolviendo el problema de la energía”. En el informe se hacía hincapié en el calentamiento atmosférico por razón del CO2 y además, aseguraba: “Parecería como si los seres humanos necesitaran una motivación, un adversario común, para organizarse y actuar juntos en el vacío; hay que encontrar tal motivación para unir a las naciones divididas frente a un enemigo exterior, sea real o inventado. El enemigo común de la Humanidad es el Hombre”. “Aunque suene sacrílego, la democracia no sirve para lo que hemos de enfrentar. La complejidad y la naturaleza técnica de muchos de los problemas actuales no siempre permite a los representantes elegidos tomar decisiones adecuadas a tiempo”.

En 1992, la ONU organizó la Conference on Environment and Development (The Rio Summit), que llevó a la United Nations Framework Convention on Climate Change, (UNFCCC), con Maurice Strong como secretario general, quien afirmó en el discurso de apertura:

“¿Y si un grupito de líderes mundiales decidiera que el principal peligro para la Tierra procede de las acciones de los países ricos? … Para salvar el planeta, el grupo decide, ¿no es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones (sic) industrializadas colapsen? ¿no es nuestra responsabilidad hacerlo posible”? https://www.azquotes.com/author/14256-Maurice_Strong

El Protocolo de Kioto[14] fue propiciado en 1997 por ENRON[15] y British Petroleum, con apoyo de la Presidencia de los EE. UU. (Bill Clinton y Al Gore, su vicepresidente). El Protocolo de Kioto se estableció sobre la estructura institucional de la Rio UNFCCC[16] con el fin de obtener el compromiso de los estados-parte para reducir los GEI, sobre todo el CO2. El negociador en jefe de los EE. UU., Timothy Wirth, afirmó: “Tenemos que ocuparnos del asunto del calentamiento global. Incluso si la teoría es falsa haremos lo correcto en términos de política económica y medioambiental”.

En 2010, Ottmar Edenhofer[17], copresidente del Grupo de Trabajo III del IPCC dijo: “Uno tiene que desprenderse de la ilusión de que la política climática internacional es política medioambiental. Por el contrario, la política del cambio climático trata sobre cómo redistribuimos de facto la riqueza del mundo”.

Ajá.

  • Los países que más CO2 emiten a la atmósfera

Cuanta más energía consume racionalmente un país, más rico se vuelve, más crece su renta, mayor es el bienestar de sus ciudadanos y mejor es su futuro. Esta es una ley de hierro del desarrollo[18] y la conocen todos los países del mundo. De manera que, en cuanto pueden permitírselo, se lanzan por ese camino.

Entre 2008 y 2018, los países no-OCDE emitieron 4.500 millones de toneladas de CO2[19], mientras las emisiones de CO2 en los países OCDE en ese período se redujeron en 1.000 millones de toneladas, con los EE. UU. a la cabeza. Desagregando por bloques de países, el 98,5% del crecimiento en consumo de energía de la década 2008/2018 aconteció fuera de los países de la OCDE, es decir, correspondió a los países en desarrollo. De ese 98,5%, el 78,5% fue a cuenta del incremento en la utilización de combustibles fósiles, que de eso va lo del CO2.

Esto no hará sino acentuarse. Todos los organismos[20] que efectúan prognosis dicen prácticamente lo mismo: en 2050, la energía consumida crecerá un 36% más sobre la base de las cifras de 2018. El 85% de ese crecimiento vendrá de los países no-OCDE, que para entonces supondrán el 70% del total de la energía consumida, de la que en un 78% provendrá de los hidrocarburos, y el 75% de las emisiones de CO2 antropogénico[21].

El gráfico al pie refleja lo dicho. Los países de Asia (los más poblados, los que más rápido crecen) se llevan la parte del león.

La RP China (RPCh) se encuentra a la cabeza de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Sus autoridades siguen engañando a la parte de la comunidad internacional que se deja engañar. Eso lleva siendo así desde hace décadas y la situación parece por completo irreversible. Vean el gráfico al pie.

https://ourworldindata.org/grapher/annual-co2-emissions-per-country

El siguiente gráfico nos hace ver cómo la RPCh ha emitido en 2019 tanto CO2 como todos los países de la OCDE[22] juntos, que no es poca cosa y pone las cosas en perspectiva.

Figure 1

China’s Greenhouse Gas Emissions Exceeded the Developed World for the First Time in 2019 | Rhodium Group (rhg.com)

La República Popular China es el mayor emisor de CO2 (2019). El cuadro al pie refleja las emisiones netas de GEI (básicamente de CO2) de algunos países. India surge en tercer lugar. Si uno se fija, los países que se encuentran en 1º, 3º, 5º, 6º y 7º lugar carecen de obligaciones internacionales en relación con sus emisiones. Pagan el pato los EE. UU., la UE 27, Japón, Australia, Nueva Zelanda y pocos más. Los avispados líderes occidentales nos abocan a la destrucción como sociedades.

Figure 2

https://rhg.com/research/chinas-emissions-surpass-developed-countries/

Dicho de otra forma y una vez más: los países emergentes (que no los más pobres[23]) serán responsables del 87% de todo el crecimiento en el uso de la energía global y del 100% del crecimiento del CO2 antropogénico entre 2018 y 2050. Y se prevé que incrementen el uso de combustibles fósiles como carbón, petróleo y gas natural, que para 2050 supondrán el 70% del total de fuentes de energía utilizadas.

¿Pagarán por ello? Por supuesto que no, más allá de su precio. Y eso es debido a que, como saben, no se trata tanto de reducir las emisiones de CO2, cuyo impacto es despreciable, cuanto de destrozar las economías de Occidente. Visto eso, todo cuadra. Es obvio que las políticas de reducción de utilización de combustibles fósiles en los países occidentales son una gota en el mar: completamente despreciables, en los dos sentidos del término.

  • Las consecuencias económicas de las políticas de Occidente

¿Quién hubiera podido pensar que el presidente chino Xi Jinping dijera una cosa[24] e hiciera la contraria[25]?  En un artículo de Todd Royal aparecido el 5 de junio de 2019[26], la primera frase es bien descriptiva: “China e India permitirán que (los países de) el Oeste – liderado por los EE. UU. y la UE – se destruyan a sí mismos con políticas disfuncionales, tanto nacionales como continentales”. El artículo es brutalmente claro y, acierta de pleno. Haré uso de su contenido.

Un claro ejemplo de error estratégico es el Green New Deal[27], que no tiene ninguna posibilidad[28] de funcionar en una economía abierta y libre[29]. Recuerden que el tan cacareado New Deal original, que resultó un tremendo fiasco contraproducente[30], como casi todos los ejercicios de intervencionismo.

La RP China e India saben que, sin energía, ningún país es alguien en el mundo. Quieren alcanzar el nivel de consumo occidental. Y no compran la afirmación de que los combustibles fósiles son la encarnación del Mal, así que continuarán quemando carbón https://joseramonferrandis.es/como-el-carbon-segunda-parte/, petróleo y gas natural proveniente de cualquier país. Nunca permitirán que el medioambientalismo les desvíe un ápice de su camino. Sus autoridades saben perfectamente[31] (todos lo sabemos) que las energías renovables cuestan más[32] a sus usuarios que la electricidad proveniente de centrales alimentadas por combustibles fósiles, energía hidroeléctrica o energía nuclear. Por su parte, Rusia es otro país ex comunista e igualmente imperialista que pasa de las emisiones y de sus costes multilaterales. En el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Rusia se ha negado a declarar el cambio climático como una amenaza a la seguridad mundial[33]. Y lo ha utilizado a finales de febrero de 2021[34].

La energía es un arma geopolítica. Quien la controle vencerá. Occidente está en retirada, sacrificado por la deriva criminal de sus políticos y gran parte de sus medios.

Y ojo, tras más de una década de utilización obligatoria por parte de los gobiernos occidentales y de millones de millones en subsidios y otras distorsiones, el porcentaje de producción de energía eléctrica de origen eólico y solar ha alcanzado … ¡el 3%! en 2018. Vaya exitazo.

No es el único. La ONU sigue presionando para extraer riqueza de los países desarrollados y dársela a otros, con la excusa del “cambio climático”[35]. A título de ejemplo, la UNCTAD[36] afirmaba en 2019: “La amenaza del calentamiento global exige acción inmediata para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y estabilizar el clima de la Tierra. Recientes estudios del IPCC) y del United States Global Change Research Program, entre otros, han dejado claro que, si no cambiamos la trayectoria, solo restarán pocas décadas[37] antes de sufrir desastrosas pérdidas a causa del clima.

Pues igual no. Vean este gráfico. Superpuestas a la curva del CO2 se ven las actuaciones que Naciones Unidas ha producido en las últimas décadas. ¿Resultados climáticos? 0% ¿Resultados intervencionistas y socializantes? 100%.

https://www.climaterra.org/post/qu%C3%A9-porcentaje-de-todas-las-emisiones-de-co-desde-1751-se-han-producido-desde-que-naci%C3%B3

Ya ven para qué sirven las restricciones en Occidente en el conjunto de las emisiones globales de CO2, ridícula idea que ha colado como si de una jaculatoria repetida una y mil veces se tratara dentro de la Fe calentológica. Las consecuencias serán apocalípticas para nosotros. Los hay que parecen no ver más allá de sus propias narices, pero en realidad sí ven: gestionan el caos en su propio beneficio. Élites extractivas como son, la apuesta es fuerte.

Los datos agregados de emisiones de CO2 totales y per capita a la atmósfera aparecen el en cuadro al pie (es de British Petroleum (BP)[38], que abarca entre 1965 y 2017. La curva azul corresponde a países no-OCDE (incluye a China e India). La roja es de los desarrollados. Está claro.

Global Man-made CO2 emissions 1965 – 2018: BP data • Watts Up With That?

Conclusiones:

Los datos no soportan la tan repetida afirmación de que la actividad del ser humano, emitiendo CO2 a la atmósfera, tenga algún efecto apreciable en las temperaturas. No ha sido así hasta ahora y tampoco lo puede ser, por razones derivadas del efecto decreciente del calentamiento de cada molécula de CO2 emitida, no importa su origen. Con todo, no es Occidente el mayor emisor de CO2, ni mucho menos. Cada país deja su huella y el la RP China quien más emite, con mucho y de manera creciente. De manera que las políticas de reducción de la energía disponible que sigue Occidente sólo van a servir para su autodestrucción. Inducida.

[1] Este cuadro ya ha aparecido en entregas anteriores de esta Guía para navegantes, pero para no obligar al lector a volver sobre sus pasos, lo traigo de nuevo a sus ojos.

[2] Panel Intergubernamental del Cambio Climático.

[3] Lógico. A un ritmo de 2/3 partes por millón más cada año, la concentración de CO2 en la atmósfera sería entre 24 y 36 ppm menor el año en que estos tres autores publicaron su opúsculo.

[4] Más la ampliamente demostrada falsedad del llamado “Palo de Hockey”.

[5] Si el lector se pregunta por qué desde 1850 y no desde 1800, o 1900, o cualquier otra con referencias de medición de temperaturas, la respuesta es evidente: en 1850, la atmósfera se hallaba en al momento más frío dentro de la Pequeña Edad de Hielo, y comenzaba a remontar por razones naturales. Así que cualquier cálculo que tome como referencia esa fecha tiene que ver necesariamente cómo la temperatura tiende a subir.

[6] Deberíamos decir pormillonial, si pudiéramos.

[7] Todos ellos (y más) se hallan en el libro “Crimen de Estado” https://www.unioneditorial.net/libro/crimen-de-estado/

[8] Y lo pueden ver in extenso aquí https://joseramonferrandis.es/el-complot1/

[9] El Club de Roma fue fundado en 1968 por miembros del Grupo Morgenthau en una de las residencias de John Rockefeller. El Club de Roma intentó demostrar que los recursos estaban próximos al agotamiento, lo que alteraría profundamente los sistemas económicos vigentes. Esto se publicó en 1972 bajo el título de “Los límites al crecimiento”.

[10] El Massachusetts Institute of Technology (MIT) presentó las terribles consecuencias del incremento de la población del mundo: reducción de la producción agraria (sic), agotamiento de los recursos no renovables, creciente producción industrial y contaminación.

[11] Quien fue el primer presidente del IPCC entre 1988 y 1997.

[12] United Nations Economic and Social Council.

[13] testimony before Congress in 1988

[14] El Protocolo de Kioto ha fracasado por completo. EE. UU. nunca lo firmó. Rusia Canadá y Japón (donde se encuentra Kioto) se salieron. China e India no estaban afectados. Sólo implicaba a ciertos países europeos.

[15] ENRON Corporation empleaba a más de 21.000 personas en 2001. Técnicas contables fraudulentas habilitaron una estafa gigantesca y la desaparición de la empresa.

[16] Río UNFCCC. La United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) entró en vigor en 1994. La CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) es una de las convenciones sometidas a la firma de los países miembros en la «Cumbre de la Tierra de Río» en 1992. El objetivo de Rio UNFCCC es “la prevención de la interferencia humana «peligrosa» en el sistema climático”.

[17] Ottmar Georg Edenhofer (1961, Alemania) es un experto en política energética. Economista y exjesuita, es profesor de cambio climático en la Universidad de Berlín. Es director y economista jefe del Potsdam Institute for Climate Impact Research y director del Mercator Research Institute on Global Commons and Climate Change (MCC).

[18] Ciertamente, la eficiencia en el consumo de fuentes productoras de energía modifica sustancialmente esta ecuación, pero a igualdad de tecnologías aplicadas y procedimientos seguidos, la afirmación es cierta.

[19] El 67% de esas emisiones correspondió a China e India.

[20] En este caso es la Agencia Internacional de la Energía By year 2050 EIA projects that global energy

[21] Si fuera cierto que se avecina una catástrofe inconmensurable como consecuencia de la emisión de CO2 a la atmósfera, que no lo es, esa catástrofe se iba a producir igualmente no importa qué barrabasadas efectúen los gobiernos occidentales en detrimento de sus poblaciones.

[22] Dicho de otra forma, más que los 36 países que integran la OCDE: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Chile, República de Corea, Dinamarca, República Eslovaca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia y Lituania.

[23] Atención: obligar a los países verdaderamente pobres a realizar sacrificios en materia de elección de fuentes renovables de energía, como sugieren los gurús occidentales, es criminal. Más de 45 (de los 49) países de África Negra, sin ir más lejos, no podrán financiar ese dispendio. O lo harán, pero incurriendo después en default que asumirán los Bancos de Desarrollo y los países de la OCDE. Como siempre.

[24] Reuters BEIJING, Jan 18 (Reuters) – China’s coal output rose last year to its highest since 2015, despite Beijing’s climate change pledge to reduce consumption of the dirty fossil fuel and months of disruption at major coal mining hubs. The world’s biggest coal miner and consumer produced 3.84 billion tonnes of coal in 2020, data from the National Bureau of Statistics showed on Monday. China’s coal output dropped after reaching a peak of 3.97 billion tonnes in 2013, as Beijing axed excessive mining capacity and promoted clean energy consumption. But production is rising amid surging industrial demand and an unofficial restriction on coal imports aimed at shoring up the domestic mining industry.

[25] https://www.nasdaq.com/articles/chinas-2020-coal-output-rises-to-highest-since-2015-undermining-climate-pledges-2021-01-17

[26] https://www.eurasiareview.com/05062019-china-and-india-will-watch-the-west-destroy-itself-oped/

[27]  https://es.wikipedia.org/wiki/A_Green_New_Deal

[28] no chance

[29] Pues exige control de movimientos financieros ultrafronterizos, medidas suicidas de los países de la OCDE, intervención de fondos soberanos e impuestos a las multinacionales.

[30] failure FDR’s Folly: How Roosevelt and His New Deal Prolonged the Great Depression.

[31] Occidente se está equivocando gravemente, cometiendo una fuerte degradación medioambiental y poniéndose en riesgo ante China, Rusia, Irán y otros si no tiene absolutamente claro que cada turbina eólica o panel solar emite energía intermitentemente y necesita ser respaldado continuamente por combustibles fósiles para no desatender la demanda. Esto es básico basic understanding.

[32] cost more

[33] Rusia es miembro de ese Consejo como heredera de la URSS. Ello significa que posee derecho de veto.

[34] https://www.politico.eu/article/un-security-council-hears-of-climate-threat-does-nothing/

[35] https://joseramonferrandis.es/el-complot1/

[36] United Nations Conference on Trade and Development.

[37] Esto se ha acelerado. Ahora dicen que el desastre es inminente. Llevan más de 30 años con la monserga.

[38] BP publica estas estadísticas cada mes de junio https://www.bp.com/en/global/corporate/energy-economics/statistical-review-of-world-energy.html

Autor del artículo

<a href="https://joseramonferrandis.es" target="_blank">José-Ramón Ferrandis</a>

José-Ramón Ferrandis

Nacido en Valencia (España) en 1951. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense. Técnico Comercial y Economista del Estado. Salvo posiciones en Madrid, destinado sucesivamente en Ceuta (España), Moscú (URSS), Washington (EE. UU.), Moscú (Rusia) y Riad (Arabia Saudita). Profesor de Análisis Riesgo País, Análisis de tendencias y Mercados internacionales. Analista. Escritor (Globalización y Generación de Riqueza, África es así, Crimen de Estado). Áreas de especialización referidas a su trayectoria. Con el blog espera poder compartir experiencias y divulgar análisis sobre asuntos de interés general, empezando por el clima y terminando por la Geopolítica; sin dejar de lado la situación de España. Lo completará publicando semanalmente la Carta de los martes, que tiene 4 años de existencia.