- 
English
 - 
en
Spanish
 - 
es

JRF

Un blog reaccionario

«Verum, Bonum, Pulchrum»

El mar no se inmuta, segunda parte

por | 20 Mar 2024 | Cambio climático

En fecha 13 de marzo de 2024 publiqué la primera parte. Este es el enlace https://joseramonferrandis.es/el-mar-no-se-inmuta-primera-parte/

Continuamos el análisis de las variaciones en el nivel del mar tratando tres asuntos conexos pero distintos, alguno sorprendente.

El primero es que la mayoría de las islas de los océanos Índico y del Pacífico, lejos de hundirse en un mar que crece al mismo ritmo desde el final de la Pequeña Edad de Hielo, aumentan sus dimensiones emergidas[1]. ¿Cómo es posible?

¡Pero si llevamos años escuchando y leyendo a alarmistas de toda laya decir que las naciones conformadas por islas del Pacífico van a desaparecer por el aumento del nivel del mar (producido por el calentamiento global, el deshielo, y bla, bla, bla) que induce en última instancia el CO2 de origen humano debido al consumo de combustibles fósiles! Años.

Pues va a ser que no. Como con todo lo que dicen. Como siempre. Y es que este fenómeno tiene precedentes, pues la evidencia paleodinámica así lo había puesto de relieve.

Además, los datos de varios estudios demuestran[2] que la mayoría de las islas y atolones del Pacífico están creciendo. El mar deposita arena y sedimentos, elevando la altura de las islas y ampliando las líneas de sus costas.

Otra investigación publicada en 2018 confirmó los resultados de anteriores informes. La conclusión fue que 15 de las 28 islas desiertas del atolón Fanafuti de Tuvalu aumentaron sus costas en los últimos años[3].

Tan recientemente como en 2023, tanto en un estudio del que se hace eco NoTricksZone[4] como en un nuevo estudio aparecido en Nature[5] se confirma, con escalas temporales más amplias, ese mismo fenómeno. Poco antes en el tiempo, en otro estudio, aquí New Science: 89% Of The Globe’s Islands – And 100% Of Large Islands – Have Stable Or Growing Coasts (notrickszone.com), se puede ver cómo el 88,6% de todas las islas e islotes existentes y el 100% de las grandes (de más de 10 Ha.) tiene costas estables o crecientes. El nivel del mar les afecta, sí, pero para hacerlas crecer.

Eso demuestra que las predicciones del IPCC para 2100 en materia de nivel del mar son erróneas, y mucho. Tiene sentido: el IPCC está ahí para reforzar las posiciones socializantes y destructivas de la ONU, no para seguir los dictados de la Ciencia. En caso de conflicto, seguirá el primer criterio[6]. Siempre[7].

El segundo de los temas a tratar es que uno creería que el nivel del mar, compensadas las mareas y descontados los temporales[8], oscilaría igual en todas partes. Pues no, no es así. Vean en California.

Por otra parte, nótese que algunos crecimientos del nivel del mar son muy inferiores a los niveles absolutos de elevación del nivel del mar durante el Siglo XX, que se cree fue de 1,7 +/- 0,3 milímetros/año. Vean.

No, KQED, California’s Storm Surf Not Caused by Climate Change – Watts Up With That?

Y si queremos echar un vistazo a otras zonas, las más de 200 estaciones de medición de la NOAA[9] nos lo permiten. Fijémonos en Nueva York[10]. Allí se hallan las estaciones de Battery y de Kings Point. Curioso fenómeno: los ritmos de crecimiento del nivel del mar, a pesar de la gran proximidad entre ambas estaciones, difieren bastante. ¿Por qué puede ser? Esperen un momento, por favor.

Sea level is stable around the world – CFACT

Por cierto, ¿será verdad que, como aseguran los alarmistas, hay correlación entre concentraciones de CO2 en la atmósfera y elevación del nivel del mar? Vamos a verlo. Superpongamos a las mediciones del nivel del mar la correspondiente curva de aumento de CO2 atmosférico. Las curvas deberían comportarse paralelamente, con la misma inclinación, o al menos, similar.

En los gráficos, las concentraciones de CO2 están representadas en líneas verdes. Las medias mensuales de nivel del mar para cada ciudad están en azul. La regresión lineal está en rojo, y sirva para representar lo mejor posible los niveles medios del nivel del mar.

Vamos a empezar con una ciudad española, Ceuta.

Sea level is stable around the world – CFACT

La curva de crecimiento del nivel del mar es tirando a plana, pero, sobre todo, no se ve correlación alguna entre la línea roja de crecimiento del nivel del mar y la verde de aumento del CO2 atmosférico. Y no se ve porque no la hay[11].

¿Habrá correlación en Bombay? Veamos

Sea level is stable around the world – CFACT

Pues no, no la hay. Y si mucho me apuran, tampoco parece crecer mucho el nivel del mar en una de las más pobladas y construidas ciudades del mundo, cuyas mediciones comenzaron en 1870. La proyección nos dice que, en Bombay, el nivel del mar crecerá 3,12[12] pulgadas en 100 años. No se aleja mucho de lo previsto en Sidney, donde la expectativa es de 2,76[13] pulgadas.

Sea level is stable around the world – CFACT

Si poco iba a crecer en Australia, menos aún se prevé en Hawái. Y desde luego, nada que ver con el CO2, sino más bien con las corrientes oceánicas globales y con los movimientos de placas tectónicas.

Sea level is stable around the world – CFACT

Claro que, para sorpresa del observador, el alza se convierte en fuerte descenso del nivel del mar en Sitka, Alaska, donde la expectativa (ver gráfico) es que continúe el fuerte descenso del nivel del mar medido en su estación. La expectativa es de MENOS 9[14] pulgadas en 100 años. Y eso que cerca de allí están Glacier Bay y el Glaciar Hubbard.

Sea level is stable around the world – CFACT

¿Cómo interpretamos estas diferencias? Pues con ayuda de dos fenómenos geológicos. Uno es la subsidencia y el otro es la terrificación[15], mucho menos habitual éste último. Nos encontramos ya metidos en el tercer tema prometido al inicio de este artículo.

¿Qué es la subsidencia? Es el asentamiento gradual o súbito de parte de la superficie terrestre, generalmente la litosfera. El suelo se hunde por diversas razones: extracción de aguas subterráneas, retiradas de petróleo, gas natural o recursos minerales (actividades humanas), pero también por terremotos (movimientos relativos de placas tectónicas), cese de actividad volcánica, compactación, ajuste glacial isostático[16], erosión, depósitos de sedimentos de ríos que hunden el suelo previo con su peso, y adición de agua a depósitos de arena efectuados por el viento[17].

El caso más llamativo es el que afecta a Yakarta, la capital de Indonesia, debido fundamentalmente a la extracción descontrolada de aguas subterráneas a gran profundidad. La ciudad no deja de hundirse y los planes para su abandono son un hecho[18].

Lógicamente, la medición del nivel del mar respecto de la costa está completamente falseada por la subsidencia, que afecta a muchas otras grandes urbes costeras del mundo.

El segundo fenómeno es la terrificación, o emergencia de nuevas tierras superficiales como consecuencia de cuatro factores distintos y no concomitantes: movimientos sísmicos, ganancia de arena acumulada, volcanes oceánicos emergentes y acumulación de tierras de aluvión en los deltas de grandes ríos a su llegada al mar. Este fenómeno tiene importancia. A pesar de que el nivel del mar está entre 8[19] y 12[20] pulgadas más alto que hace un siglo, la tierra seca es mayor de la que había entonces. La razón es la terrificación. La primera de sus causas merece una mención más amplia, por ser menos conocida.

Veamos un ejemplo muy reciente: el terremoto que tuvo lugar el 1 de enero de 2014 en la península de Noto, en Japón. Murieron 241 personas y otras 12 desaparecieron. El 12 de febrero ya se hallaba la información disponible en la web de la Geospatial Information Authority of Japan[21].

En las imágenes que aparecen en el informe se detalla el lugar y la ganancia visual de tierra emergida, cuantificada en 200 metros adicionales de extensión de línea de costa.

Coastline change caused by the 2024 Noto Peninsula Earthquake detected by ALOS-2 SAR satellite image (Jan. 4, 2024) | GSI HOME PAGE

No es el único caso. En el trabajo Efficient measurement of large-scale decadal shoreline change with increased accuracy in tide-dominated coastal environments with Google Earth Engine – ScienceDirect se miden los efectos en la línea de costa.

En Global-scale human impact on delta morphology has led to net land area gain | Nature[22] se han estudiado 11.000 deltas costeros, cuya morfología es afectada por las olas (80%), las mareas (10%) y los ríos (10%). En los últimos 30 años, a pesar de la elevación del nivel del mar, los deltas del mundo han ganado al mar 54±12 kilómetros cuadrados al año (1620 km2 en total).

La ganancia neta producida en 221 atolones[23] situados en los océanos Índico y Pacífico entre 2000 y 2017 ha sido de 61,74 km2, cifra que se obtiene de restar los 1069, 35 km2 actuales de los 1007,60 km2 anteriores. Es un 6,1%. Una cifra absoluta y relativa muy aceptable.

Hemos llegado al final. Podemos afirmar lo siguiente:

  1. La Tierra posee cada vez más tierras emergidas, a pesar de la elevación lenta y constante del nivel del mar desde el final de la Pequeña Edad de Hielo. Es una evidencia contraintuitiva, debda a las expectativas generadas por el IPCC y sus mariachis en sentido contrario, abrumadoras.
  2. No ha habido ninguna variación atípica en los ritmos de comportamiento del nivel del mar, y las proyecciones no presentan ninguna alteración en el Siglo XXI.
  3. No hay correlación entre concentraciones de CO2 en la atmósfera y crecimiento del nivel del mar. El ritmo es el mismo desde que el CO2 estaba en 280 partes por millón o ppm[24].
  4. Los documentos del IPCC no se sustentan sobre mediciones físicas del nivel del mar donde éste interactúa con la tierra. Los niveles se elevan, sí, pero ni se aceleran ni se frenan. No hay variación alguna en el patrón de comportamiento.

Estas son las conclusiones que documenta la Ciencia. Las alarmas no están justificadas. Los seres humanos se han adaptado a los cambios muchas veces a lo largo de la Historia y lo volverán a hacer si es preciso, esta vez con muchos más recursos técnicos y financieros que en ocasiones anteriores.

Imponer decisiones drásticas en materia de emisiones de CO2, restringiendo el uso de la energía y provocando situaciones desastrosas económica y socialmente SÓLO EN LOS PAÍSES DE ECONOMÍA DE MERCADO DE OCCIDENTE es innecesario, no obedece a causas técnicas sino políticas y coloca a sus perpetradores en situación de ser acusados de estragos.

Todo se andará.

[1] Islands and Sea Level Rise (climateataglance.com)

[2] Y medios tan reluctantes a reconocer la realidad se ven en la tesitura de reconocerlo. Ya en 2010, las investigaciones efectuadas mostraron que las pequeñas naciones de islas de Tuvalu y Kiribati estaban creciendo en lugar de sumergirse en un mar que elevaba su nivel. La BBC trató un estudio Low-lying Pacific islands ‘growing not sinking’ – BBC News que había supervisado 27 islas de Tuvalu, Kiribati, y los Estados Federados de Micronesia. Resultó que, en los últimos 60 años, el 80% de las islas había mantenido su tamaño o había crecido, algunas de manera espectacular. Como informó National Geographic, Will Pacific Island Nations Disappear as Seas Rise? Maybe Not (nationalgeographic.com), “algunas islas crecieron nada menos que 14 acres (5,6 hectáreas) en una sola década, y el principal atolón de Tuvalu, Funafuti (33 islas distribuidas alrededor del borde de un gran lago) había ganado 75 acres (32 hectáreas) de tierra en los últimos 115 años.”

[3] Aquí, el referente Tuvaluan’s May ‘Escape’ to Australia, but if They Do, Associated Press, It Won’t Be Because of Climate Change – ClimateRealism

[4] Recent Shoreline Changes To Pacific Islands ‘Dwarfed’ By Change Magnitudes Of The Past (notrickszone.com)

[5] Reef islands have continually adjusted to environmental change over the past two millennia | Nature Communications

[6] En contraste con el constante pero modesto crecimiento del nivel del mar, que se pone de relieve en mediciones a largo plazo, el IPCC de Naciones Unidas, o United Nations Intergovernmental Panel on Climate Change, especula con que el nivel de mar va a empezar a subir de manera significativa. La NOAA lo niega con sus mediciones. El patrón de comportamiento del nivel del mar, con una subida constante y leve, es aproximadamente el mismo en todas partes, a lo largo del tiempo e independiente de los aumentos de concentración de CO2 en la atmósfera y los períodos de calentamiento o enfriamiento.

[7] Además, Khan et al (2018) afirmaron que “Las predicciones de elevación del nivel del mar entre 4 y 6.6 pies (o sean entre 121,92 centímetros y 201,17 centímetros) en los próximos 91 años, entre 2009 y 2100, son enormemente erróneas.”

[8] Que no están causados por el “cambio climático”, recordémoslo.

[9] The National Oceanographic and Atmospheric Administration

[10] El registro más largo de mareas y nivel del mar de que dispone la NOAA se encuentra en Nueva York. Es The Battery, con 160 años de mediciones a sus espaldas.

[11] Ya se pueden desgañitar marionetas como James Hansen, antiguo científico en la NASA, que afirmaba impertérrito que el nivel del mar iba a crecer 10 pies (3,048 metros) a finales de siglo. En línea con los 20 pies de Al Gore y los 200 de Meredith Vieira que menciono aquí https://www.unioneditorial.net/libro/crimen-de-estado/

[12] 7,925 centímetros.

[13] 7,01 centímetros.

[14] Es decir, MENOS (-) 22,86 centímetros.

[15] Perdón, me acabo de inventar el término: se refiere a la creación de tierra por razones no humanas.

[16] Este concepto merece un artículo para explicarlo. El rebote posglaciar es la elevación de las masas de tierra tras la desaparición del colosal peso de las capas de hielo que soportaron durante el último período glaciar.

[17] Fenómeno conocido por loess.

[18] https://www.labrujulaverde.com/2024/02/nuevas-imagenes-satelite-muestran-avanzan-obras-nusantara-capital-indonesia-selva

[19] 8 pulgadas son 20,32 centímetros.

[20] 12 pulgadas son 30,48 centímetros.

[21] Tan sólo12 días después.

[22] Este trabajo versa sobre los deltas.

[23] Holdaway et al. (2021) “Global-scale changes in the area of atoll islands during the 21st century“

[24] El lector sabe que ahora disfrutamos de 424 ppm.

Autor del artículo

<a href="https://joseramonferrandis.es" target="_blank">José-Ramón Ferrandis</a>

José-Ramón Ferrandis

Nacido en Valencia (España) en 1951. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense. Técnico Comercial y Economista del Estado. Salvo posiciones en Madrid, destinado sucesivamente en Ceuta (España), Moscú (URSS), Washington (EE. UU.), Moscú (Rusia) y Riad (Arabia Saudita). Profesor de Análisis Riesgo País, Análisis de tendencias y Mercados internacionales. Analista. Escritor (Globalización y Generación de Riqueza, África es así, Crimen de Estado). Áreas de especialización referidas a su trayectoria. Con el blog espera poder compartir experiencias y divulgar análisis sobre asuntos de interés general, empezando por el clima y terminando por la Geopolítica; sin dejar de lado la situación de España. Lo completará publicando semanalmente la Carta de los martes, que tiene 4 años de existencia.