- 
English
 - 
en
Spanish
 - 
es

JRF

Un blog reaccionario

«Verum, Bonum, Pulchrum»

Guía para navegantes VII

por | 27 Dic 2023 | Otros artículos

7, La justificación por el miedo. Profecías apocalípticas

Los partidarios del cambio climático antropogénico recurren incesantemente a presentar expectativas sombrías para los habitantes de la Terra si no se siguen sus instrucciones. Y sus instrucciones pasan por una reducción brutal e impracticable de las emisiones de CO2 en los países occidentales al objeto de desactivar el sedicente calentamiento global antropogénico dentro de 30 años, plazo debido a las inercias en el comportamiento de la atmósfera que ellos mismos reconocen.

Desde los años 80 del Siglo XX vienen anunciando catástrofes que, afortunadamente, no se materializan nunca. Ante eso tenían dos opciones. Una, reconocer que están equivocados. Otra redoblar sus esfuerzos para asustar a la población y conseguir así que las economías occidentales colapsen. Han elegido la segunda. Desde el principio.

  • Las profecías apocalípticas

La primera de las profecías, desde la perspectiva temporal, bien pudo ser la más terrible, para qué andarse con chiquitas. Era la que anunciaba un fuerte y rápido incremento del nivel del mar consecuencia de la descongelación de las placas de hielo sobre la Antártida y Groenlandia[1]. Desde los primeros intentos de asustarnos han pasado muchos años.

Groenlandia sigue sin ser verde de nuevo[2], básicamente porque la capa de hielo sobre ella no se funde. No hay manera. Y es que, si observamos los datos procedentes de los núcleos de hielo analizados en esa gigantesca isla, no parece que la cosa sea para temer nada en materia de deshielo. Vean cómo las temperaturas actuales palidecen ante las del Óptimo Climático medieval, la vigente durante gran parte de Imperio Romano, la mucho más alta del período Minoico o cretense y otras anteriores[3].

gisp-last-10000-new-a.gif (829×493) (joannenova.com.au)

En cuanto a la Antártida tenemos noticias recientes. Hace dos meses, la CNN intentaba alarmar a sus lectores con un artículo alarmista, en su mentirosa línea habitual[4]. En síntesis, decía que la parte oeste de la Antártida se derretía rápidamente debdo al calentamiento antropogénico, lo que elevaría peligrosamente el nivel de las aguas de los océanos. Más de lo mismo, pero ¿sería cierto esta vez? Yendo a los datos, en la parte occidental de la gran isla hay actividad volcánica bajo la superficie, lo que podría elevar la temperatura en esa zona. Pero no por causa del hombre, sino por el calor del magma, un tanto superior. Paralelamente, en las restantes zonas, la capa de hielo engrosa claramente. Lleva engrosando 70 años. No está mal[5].

Hace un mes, un estudio[6] estableció que la superficie de la Antártida del Oeste (sí, la de los volcanes en activo) se había enfriado más de 1,8°C entre 1999 y 2018, lo que significa -0,93°C por década[7]. Más aún: en las últimas dos décadas (2000 a 2018), la mayoría del continente se había enfriado más de 1°C por década. Incluso con la actividad volcánica en marcha.

Ya se ve que los modelos se siguen equivocando estrepitosamente, de la misma manera que el CO2, venga de donde venga, no se ve cómo puede calentar la atmósfera de algunas zonas de la Tierra (eso dicen los partidarios de la teoría antropogénica, al menos) mientras paralelamente enfría otras.

Hace tres semanas, en un artículo[8] que resume otros varios, se dataron récords de frío en la Antártida. Las mediciones proceden de la Ohio State University
https://polarmet.osu.edu/datasets/Byrd_recon/ y de la University of Wisconsin at Madison https://amrdcdata.ssec.wisc.edu/ Tal parece como si se hubiera establecido un nuevo récord de todos los tiempos en 2023 en la Estación Byrd de … la Antártida del noroeste, cuyas primeras mediciones son de 1957.

Agosto 1983:      -42,5° C
Agosto 1981:      -43,0° C
Agosto 1978:      -43,7° C
Septiembre 1986: -44°,7 C
Agosto 2023:     -45,54° C

También se registró un mínimo de los últimos 6 años en la Concordia Research Station: -117.76°F (-83,2°C). Fue el 25 de julio de 2023.

Entretanto, los medios de comunicación de masas extendían la especie de que, en junio de 2023, las temperaturas zonales fueron “cálidas”[9]. ¿Cómo es posible? Miren en el pie de página cómo lo explica el responsable de la web más visitada del mundo en materia climática, Anthony Watts[10]. “Si en una empresa se utilizaran estas técnicas, el responsable iría a la cárcel. A los científicos del clima se les promociona.”

Parece que va a haber que seguir engañando a la gente durante muchos lustros[11] más, porque la realidad no sustenta las afirmaciones de los calentólogos[12]. Si la realidad no se ajusta a sus deseos, tanto peor (para la realidad, claro).

Como el asunto de la elevación del nivel del mar no marcha bien, algunas de las apocalípticas profecías colaterales van a tener que pasar al armario de los deseos imposibles. En esa balda colocaremos la desaparición de las playas, la sumersión de islas enteras del Índico y el Pacífico, sean atolones o no y la puesta en peligro de ciudades que están prácticamente al nivel del mar[13].

Las playas. Vean lo que decía el reputado New York Times en 1995:

Hagamos un sencillo cálculo. 1995+25= 2020. ¿Se cumplió la profecía? No señor, no se cumplió. Entonces, ¿por qué habríamos de creer las que se lanzan irresponsablemente ahora mismo ante nuestros ojos, con la cobertura seudocientífica del IPCC, que tanto investigador del clima cree a pies juntillas y apenas cuestiona? Sea a 20 años vista, sea a 80 años de plazo, porque estos calentólogos no quieren que les saquen los colores[14]mientras vivan[15]. Después, que salga el sol por donde quiera.

Y no sólo es cosa de playas “que desaparecen a una media de 2/3 pies (66 a 99 cm.) al año”[16].

Las consecuencias de que se materializase el calentamiento global antropogénico afectarían al género humano, las plantas y los animales[17]. La biodiversidad sería muy castigada, tanto vía capacidades reproductivas de las especies, como por las alteraciones de hábitats, como por el caos que desencadenarían las especies invasoras. La población de corales se reduciría mucho, incluso críticamente.

El clima se volvería más tempestuoso[18], las sequías seguirían al calor como la noche al día. El sumatorio de calor excesivo y sequías crecientes reduciría fuertemente la producción agraria[19]. Los cada vez más frecuentes y devastadores incendios, que por sí mismos contribuirán a deforestar el planeta, que junto con el calor reinante abocará al crecimiento de la desertización.

Esa desertización reducirá las cosechas; la escasez de alimentos provocará hambrunas; las hambrunas, migraciones; las migraciones, guerras[20].

También los ecosistemas sufrirían, y mucho. “Las abejas perecen a causa del cambio climático. Los anfibios están desapareciendo a gran velocidad de la biota en todo el mundo. Los peces marinos, con especial mención de los tropicales, reducen su número y diversidad. El plancton, base de la cadena trófica, se reducirá con el aumento de la temperatura. Las aves del ártico se extinguen lentamente. El número de ejemplares del pingüino de Audubon mengua. Los osos pardos ya no hibernan por la elevación de las temperaturas. Los osos polares mueren de inanición debido a la desaparición de la banquisa[21], lo que reduce sus cazaderos de focas. Las marmotas velan cada vez más tiempo en el ciclo anual. Los pingüinos de Adelia[22] son empujados fuera de su ecosistema. Los insectos van a extinguirse, lo que desencadenaría https://www.theguardian.com/environment/2019/feb/10/plummeting-insect-numbers-threaten-collapse-of-nature “un “catastrófico colapso de los ecosistemas”. A esa noticia se suma también el New York Times[23] [24]. De hecho, también la CBS aporta su granito de arena[25].

¿Y la nieve? Es obvio: si las temperaturas ascienden, las precipitaciones en forma de nieve serán cada vez más escasas. En el Reino Unido, la nieve será un recuerdo y los niños ya no podrán verla in situ[26] [27]. Muy triste, sí. Pero nada comparado con las extinciones de especies que se avecinan como consecuencia del “cambio climático”, que parecen ir a toda máquina. La prensa[28] habla ya con frecuencia de “la sexta extinción”[29].

¿Será verdad todo esto, aunque sólo en parte? Ni todo, ni parte, ni nada[30]. El “cambio climático” tampoco es el responsable del creciente número de ataques de osos en Japón, por más que lo afirme la CNN[31].

No se extinguen las especies de manera inhabitual[32]. Además, el 95% de las extinciones de aves y mamíferos desde el año 1500 tuvieron lugar en islas, de las que no podían escapar fácilmente[33]. Más aún, en un estudio publicado en 2015 en Science[34], se comprueba cómo sólo se extinguieron 15 especies marinas en los pasados 514 años[35], y ninguna en los últimos 50[36].

No, tampoco el pingüino Emperador. Se trataba de una grosera (y rentable) exageración. Vean[37].

En realidad, lo que comprobamos es un crecimiento y recuperación de muchas especies que habían disminuido por sobrecaza, no por calorcillo ambiental alguno[38]. Es el caso del oso polar, cuya población se ha multiplicado por siete en los 72 años de vida de Al Gore; de la ballena azul[39], de la ballena jorobada[40], del tigre de Bengala[41] y de tantos otros.

En cuanto a la nieve, hay cada vez más, no se preocupe porque sus hijos y nietos no vayan a poder verla[42]. Habrá más que suficiente. Y hasta se podrá usted, lector, tomar un café cuando la vea caer mansamente tras de los cristales. Porque tampoco se acabará el café, última bobada con la que nos amenazan[43].

The End of Snow — Again • Watts Up With That?

Cuando se dice que la cantidad de nieve es mayor en 56 años es poque solo se mide desde hace 56 años. Es la mayor cantidad nunca medida. Eso no lo he leído en los medios de manipulación de masas.

  • Un universo progre en tránsito: laminar al disidente

Mucha gente se pregunta cómo hemos podido llegar hasta aquí. Pues está bastante claro. Ante estas evidencias documentales, los calentólogos tenían que reaccionar como fuera. Por ejemplo, en Wikipedia, un sólo soldado[44] del calentamiento rehízo 5.428 artículos para falsear la historia del clima. Para cuando lo echaron ya había destrozado las referencias. Pero había y hay más trolls[45], que han convertido Wikipedia en un muladar.

Los progres están muy preocupados, y no es para menos. Si las alternativas energéticas que propugnan, sustitutivas del petróleo, el gas y el carbón, son tan prodigiosas, ¿por qué siguen necesitando imposiciones, normativas, obligaciones y mandatos permanentemente, desgravaciones fiscales a la inversión y a la producción, tarifas reguladas y cantidades crecientes de subsidios, exenciones fiscales y obligaciones de adquisición prioritaria de la electricidad producida por energías solar o eólica a empresas y particulares? Pues porque son ineficientes e insostenibles, por eso.

Para despistar a la gente, periódicamente lanzan a las redes falsedades manifiestas tiempo ha descalificadas y así crear opinión entre las nuevas generaciones y las personas olvidadizas pertenecientes a las antiguas. Por ejemplo, el glifosato. El 27 de octubre de 2023, una noticia afirmaba que “El glifosato[46] causa leucemia en las primeras etapas de la vida”[47]. En el cuerpo del texto se aseguraba que “el glifosato había sido categorizado cómo probable cancerígeno en humanos en 2015 por la máxima autoridad de cáncer a nivel mundial, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la OMS”.  Pues no, no es así. Ni la OMS es la máxima autoridad sobre el cáncer a nivel mundial, ni el glifosato causa más cáncer que la carne roja o el trabajo de peluquera. Se trata de impedir el funcionamiento de las economías occidentales[48]. Si el intento destructivo falla en 2015 con el cáncer, a ver si cuela en 2023 con la leucemia.

Pero es todo inútil. Constantemente salen a la luz manifestaciones de gentes sin miedo. Que desmontan las patrañas de los calentólogos. La más reciente, aquí[49]: “es científicamente irrealista atribuirle al hombre la responsabilidad del calentamiento observado desde 1900 hasta la actualidad.  Las predicciones alarmistas por lo tanto no son creíbles, ya que se basan en modelos cuyos resultados están en contradicción con los datos observados”.

Son unos valientes, porque Institucional y profesionalmente, oponerse al IPCC y sus documentos es letal para los científicos independientes, como es bien sabido. Para la posición oficial de Naciones Unidas, el disidente tiene que ser destruido. La opinión pública debe ser educada. Nunca se hará bastante en beneficio del planeta … y de sus apóstoles, claro.

  • Más alto, más fuerte. Y más lejos.

Así que, puesto que las agendas calentológicas no avanzan con suficiente rapidez y la gente desconfía de tanta monserga amenazadora, sólo queda gritar más, empujar más fuerte. Y recibir recursos para todo ello, por supuesto, aunque este pequeño detalle no suela aparecer en el texto.

Texto como el de The Guardian[50], que como su mismo nombre indica, es el guardián de la ortodoxia … socialista en el Reino Unido. De momento. Está un poco manido lo de las grandes petroleras[51], pero ellos creen que funciona. La idea es gritar, no sólo obligar. Y tampoco les gusta lo de “cambio climático”. Pues que se lo digan a António Guterres.

¿Qué proponen? Atemorizar más, cada día. Lo pueden ver aquí https://www.eurekalert.org/news-releases/994919 Una selección de textos les dará una idea.

“Nuestros hallazgos sugieren que la gente se ha acostumbrado a las profecías catastrofistas y que lo más importante para motivarla a actuar es la presión diaria”. “Décadas de investigación en comunicación y psicología muestras que, en determinadas circunstancias, el miedo puede ser motivador”. Pues eso. Resumamos, que ya es hora.

Intentaron asustar a la población con la llegada de la sexta glaciación. Nos hicieron temer el inverno nuclear. Luego atemorizaron a las gentes con el agujero de ozono, con la lluvia ácida, con la Gripe A. Afirman que se reducen las especies vivas. Nos amenazan con una gran extinción. Desencadenaron una pandemia desde la RP China, por la que vacunaron al 70% de las personas del mundo, con los resultados que conocemos.

Ahora, ante una realidad terca, ante soluciones que son en realidad el problema, ante el abandono por parte del común de una retórica inaceptable, su solución es mentir, más veces, más alto, más lejos.

“Velad, pues no sabéis el día ni la hora”.

 

[1] La BBC decía en ese enlace que ven: “Las grandes capas de hielo de la Tierra, en Groenlandia y en la Antártida, están perdiendo masa seis veces más deprisa de los que lo hacían en los años 90 del Siglo XX debido al calentamiento”. https://www.bbc.com/news/science-environment-51846468

[2] El lector avisado ya sabe que el significado de Groenlandia es “Tierra verde”. No blanca, como ahora.

[3] Me quedo mucho más tranquilo, la verdad…

[4] Climate change: Rapid melting of West Antarctica ice now ‘unavoidable,’ study finds | CNN

[5] https://wattsupwiththat.com/2023/11/01/cnn-peddles-alarm-about-western-antarctica-melting/ Como pueden ver, las excusas de los autores del estudio que inspiró a la redactora de la CNN son patéticas.

[6]  New Study Finds Most Of Antarctica Has Cooled By Over 1°C Since 1999…W. Antarctica Cooled 1.8°C • Watts Up With That? Los gráficos son espectaculares.

[7] La tendencia es a mucho más frío. Desde la primavera de 2023 hasta ahora, la tendencia al enfriamiento es de 1,84°C por década.

[8] New Antarctic All-Time Cold Record Flies in the Face of Media Reporting • Watts Up With That?

 

[9] Las temperaturas en la Estación Mawson fueron la 29º más cálida y la 42º más fría.

[10] “Las temperaturas medias son necesariamente una cifra que se deriva de otras cifras. Puede que haya habido alguna medición directa aquí y allá, y luego algunos ajustes, y luego algunas adiciones y después más ajustes. Así se calculan las temperaturas regionales y globales, procedan de satélites, anillos de árboles, núcleos de hielo o termómetros. Para asegurarse, nos dicen que cada año es más cálido que el anterior. En los años 80, esto se hacía retirando de los cálculos las mediciones de los termómetros situados en las estaciones más frías. El efecto de estos trucos era aumentar la temperatura media global, en un tiempo en el que las temperaturas de muchos puntos en estaciones individuales estaban cayendo”.

[11] Un lustro: 5 años. Los lectores españoles saben por qué lo remarco.

[12] Es que exageran mucho. En el verano de 2020, el Institute for Economics and Peace ha informado de que la crisis climática podría desplazar 1.200 millones de personas en 2050. El New York Times no se para en barras y titula “la Gran Migración Climática ha comenzado” The Great Climate Migration Has Begun

[13] Si quieren leer exageraciones sin cuento producidas por los heraldos del desastre (que nunca se han cumplido, claro), las encontrarán aquí https://www.unioneditorial.net/libro/crimen-de-estado/

[14] Aunque, bien pensado, para eso hay que tener respeto por uno mismo.

[15] Este que voy a relatar es un hecho, pero tómese como una anécdota si se quiere. En 2015, The Royal Society (The Royal Society, la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural, se dedica a promover la excelencia en la Ciencia en beneficio de la Humanidad) rechazó la idea de que las evidencias observadas que contradecían sus predicciones pudieran socavar la credibilidad de sus modelos. Preguntados sobre cuánto esperarían para reconocer que estaban equivocados, negaron la posibilidad de que fueran 5 ó 10 años. Serían 50 años. (Todos calvos a la sazón).

[16] New York Times prediction BUST: 1995 article cited climate ‘experts’ warning ‘most of the beaches on the East Coast of the U.S. could be gone in 25 years’ • Watts Up With That?

[17] En este enlace http://www.numberwatch.co.uk/warmlist.htm se veían centenares de ámbitos en los que el calentamiento global (antropogénico) afectaría severamente. Tras múltiples intentos compruebo que, lamentablemente, el acceso está denegado.

[18] Aumentará el número y la capacidad destructiva de tornados, ciclones, tifones y huracanes.

[19] Si los cultivos se reducen, los precios se elevarán, con graves efectos en los países menos desarrollados.

[20] Un informe de esta reciente criatura de la ONU, UNDRR, (United Nations Disaster Risk Reduction), carga las tintas en las inundaciones. En su informe Global Assesment Report on Disaster Risk Reduction de 2019, la portada reza así: “The human race has never faced such large and complex threats”. O sea, “la raza humana nunca ha enfrentado amenazas tan amplias y complejas”.

[21] La banquisa es la capa de hielo superficial que aparece por congelación del agua del mar en los océanos Ártico y Antártico.

[22] Al Gore escribía este mensaje en 2012: “El destino de los pingüinos de Adelia. Un mensaje de Al Gore”. “Mientras las temperaturas aumentan en la península antártica del Oeste y las placas de hielo invernales en el mar cubren las aguas tres meses menos al año que hace tres décadas, el ecosistema local está en peligro. Todo, desde la base de la cadena alimenticia – el fitoplancton (plantas y bacterias microscópicas) y el krill (criaturas parecidas a las gambas) hasta uno de los más icónicos habitantes, los pingüinos de Adelia están amenazados. Tenemos que aprender de la historia de esos pingüinos una lección importante”.

[23]The Insect Apocalypse Is Here”.

[24] No me he resistido a copiapegar el texto entrecomillado, que aparece en https://www.unioneditorial.net/libro/crimen-de-estado/

[25] Scientists say planet in midst of sixth mass extinction, Earth’s wildlife running out of places to live – 60 Minutes – CBS News

[26] Esta era una previsión para el año 2000.

[27]En el año 2000, el Dr. David Viner anunció que, gracias al calentamiento global, “los niños del Reino Unido no van a saber qué es la nieve”.

[28] https://magazine.scienceconnected.org/2019/10/the-forgotten-mass-extinction/

[29] Sexta tras las del Ordovícico tardío (443.8 Millones de años o Ma), el Devónico (372.2 Ma), el Pérmico-Triásico (251.9 Ma), el Triásico-Jurásico (201.4 Ma) y el Cretácico-Paleógeno (66 Ma). Nada menos.

[30] Wrong Again: 50 Years of Failed Eco-pocalyptic Predictions – Competitive Enterprise Institute (cei.org)

[31] Bear attacks in Japan are at a record high. Climate change and an aging population are making the problem worse

[32] Entre las poblaciones analizadas, el 85% no mostró variaciones significativas en número, y entre las que sí lo hicieron, las que aumentaron (8%) fueron más que las que disminuyeron (7%). (7%).” https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/ele.13242

[33] https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1472-4642.2011.00856.x

[34] https://www.science.org/doi/10.1126/science.1255641

[35] Y algunas van y reaparecen. Es el caso del corégono picudo o Coregonus oxyrinchus. Vean Una especie de pez oficialmente extinta está «viva y coleando» (eldebate.com)

[36] Si el lector se pregunta cómo es posible llegar a tan enormes discrepancias entre el alarmismo rampante que un grupo de científicos entregó en 1979 al presidente Carter (en el enlace a continuación, que dice cosas como éstas: “al menos 500.000/600.000” especies se extinguirán durante las dos próximas décadas por el continuo progreso tecnológico”) https://www.justfacts.com/document/global_2000_report_president_carter_1979.pdf#page=357 y la realidad, surgen explicaciones, como se puede ver aquí http://www.int-res.com/articles/esr2008/6/n006p161.pdf : “científicos que designan especies como “en peligro” se benefician con frecuencia de fondos que llegan a ellos como consecuencia de esas designaciones”. Autoservicio, realmente.

[37] Emperor penguin ESA listing in 2022 used Antarctic sea ice models known to be flawed • Watts Up With That?

[38] Se puede verificar aquí The Myth About Global Warming Killing Off Ocean Life | RealClearMarkets

[39] Más del 95% de las 350.000 ballenas azules fueron cazadas entre 1904 and 1967. Desde 1970, su población se ha recuperado hasta unas 25.000, con un aumento anual de entre un 7 y un 8%. Por cierto, lo que salvó a las ballenas antes de 1970 fue básicamente el petróleo, que sustituyó al aceite de ballena para iluminación. Y si las ballenas aumentan en número, su alimento, el krill, no se reduce, como aseguran los algoreros.

[40] Las Ballenas jorobadas han pasado de 8.000 a unas 50.000 en los últimos 50 años.

[41] The same is true with polar bears and tigers

[42] Snow Extent in the Northern Hemisphere now Among the Highest in 56 years Increases the Likelihood of Cold Early Winter Forecast both in North America and Europe

[43] Brewing Truth: Climate Doomsayers’ Cooked up Coffee Crisis • Watts Up With That?

 

[44] Un tal William Connolley, próximo a Michael Mann y a sus muchachos.

[45] En la jerga de Internet se llama trolls a quienes, ocultando su identidad, publican mensajes provocadores en una comunidad en línea (foros, chats, blogs o similares), para molestar o provocar una respuesta emocional negativa.

[46] El glifosato es un herbicida de amplio espectro desarrollado para eliminar hierbas y arbustos. Es el más utilizado en la actualidad, tanto en agricultura como en jardinería. Hace más de 20 años que la patente es libre. Es barato y se degrada con bastante rapidez. Sin embargo, ha sido calificado por la OMS como “probablemente cancerígeno”. La OMS tiene diversos grupos de estudio. Cuatro de ellos se han pronunciado sobre el glifosato. Mientras tres de ellos aseguran que no es probablemente cancerígeno, uno, la International Agency for Research of Cancer (IARC), lo incluye en el grupo 2A, el de las sustancias probablemente cancerígenas. En este segmento se hallan, además del glifosato, la carne roja, las bebidas calientes o trabajar de peluquero, que están al mismo nivel que este herbicida en cuanto a su posible impacto sobre el cáncer.

[47] “El glifosato causa leucemia en las primeras etapas de la vida” – Agencia de Noticias Tierra Viva (agenciatierraviva.com.ar)

[48] En las que no lo son no hay restricción alguna a cualquier producto que se utilice en agricultura.

[49] Grandes científicos italianos sueltan una bomba sobre el cambio climático | El Manifiesto

[50] As heat records break, the climate movement has the right answers – but the words are all wrong | Jonathan Freedland | The Guardian

[51] Nunca se ha consumido tantos hidrocarburos y combustibles fósiles. Será porque el comprador quiere hacerlo, porque aquí no hay obligaciones, a diferencia de cuando se trata de energía fotovoltaica o eólica. ¿Para qué se gastaría una empresa petrolera sus recursos si las ventas van como un tiro? Socialismo, son así.

Autor del artículo

<a href="https://joseramonferrandis.es" target="_blank">José-Ramón Ferrandis</a>

José-Ramón Ferrandis

Nacido en Valencia (España) en 1951. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense. Técnico Comercial y Economista del Estado. Salvo posiciones en Madrid, destinado sucesivamente en Ceuta (España), Moscú (URSS), Washington (EE. UU.), Moscú (Rusia) y Riad (Arabia Saudita). Profesor de Análisis Riesgo País, Análisis de tendencias y Mercados internacionales. Analista. Escritor (Globalización y Generación de Riqueza, África es así, Crimen de Estado). Áreas de especialización referidas a su trayectoria. Con el blog espera poder compartir experiencias y divulgar análisis sobre asuntos de interés general, empezando por el clima y terminando por la Geopolítica; sin dejar de lado la situación de España. Lo completará publicando semanalmente la Carta de los martes, que tiene 4 años de existencia.