- 
English
 - 
en
Spanish
 - 
es

JRF

Un blog reaccionario

«Verum, Bonum, Pulchrum»

Avance sobre un próximo libro II

por | 16 Feb 2024 | Libros, Otros artículos

Como indicaba la semana pasada, a lo largo de los próximos meses iré dejando en el blog retazos de mi próximo libro, «Franco sin adjetivos». Esta es la segunda entrega.

2.  Orígenes

Francisco[1] Franco nació el 4 de diciembre de 1892 en Ferrol[2] (La Coruña). Su padre, Nicolás Franco y Salgado-Araújo (1855-1942), era capitán de Intendencia de la Armada. Ascendió hasta el cargo de Intendente general de la Marina[3]. Su madre, María del Pilar Bahamonde y Pardo de Andrade (1865-1934), provenía de una familia con tradición en la Marina.

Francisco, que fue el segundo hijo varón, tuvo cuatro hermanos, Nicolás, Ramón, Pilar y Paz[4]. La familia fue disfuncional, debido a las diferencias entre sus padres; mujeriego y desapegado él, religiosa y conservadora ella. Los hermanos se educaron al amparo de su madre. Nicolás Franco y Salgado-Araújo fue destinado a Cádiz en 1907 y luego a Madrid. Falleció en 1942.

Francisco buscó apoyo en su madre, pues su padre prefirió a sus hermanos varones. Ello se reflejó en su modo de vida, con gran predominio de la moral dentro de un marco extremadamente religioso[5]. Su escasa estatura (164 cm.) y voz atiplada no le favorecieron en su juventud. Muy aplicado en los estudios, podía ser hermético. Sabía escuchar a sus interlocutores y era de pocas palabras[6].

Al cumplir 12 años, junto a su hermano Nicolás, entró en una escuela de preparación para ingresar en la Armada. No lo consiguió y en 1907, con 14 años, ingresó en la Academia Militar de Infantería de Toledo. El 19 de julio de 1910 concluyó sus estudios, egresando como segundo teniente[7].

Comenzó su servicio de armas estableciendo contactos entre distintos blocaos[8] y protegiendo las minas de Beni Bu-Ifrur. El 19 de marzo entró en combate, donde demostró un enorme valor y sangre fría[9]. El 13 de junio de 1912 ascendió[10] al grado de primer teniente. A petición propia, el 15 de abril de 1913 fue destinado al Regimiento de Fuerzas Regulares Indígenas[11].

El 12 de octubre de 1913 recibió la Cruz al Mérito Militar de primera clase por su victoria en un combate del 22 de septiembre. El 1 de febrero de 1914 fue ascendido a capitán por su valor en la batalla de Beni Salem (Tetuán).

Franco mostraba gran valentía[12], unida a una notable capacidad táctica, característica ésta que le hacía destacar precisamente por no ser habitual. Era conocido por su arrojo, siendo partidario de lanzar cargas a bayoneta calada para desmoralizar al enemigo. Siempre encabezaba, imperturbable, los avances de su unidad, con evidentes riesgos personales. Insufló a sus subordinados esa virtud e impuso su propia férrea disciplina y orden[13]. Demostró gran interés en continuar su formación permanentemente, dedicando su tiempo libre a la lectura de tratados militares, lo que le confirió grandes conocimientos, que constantemente actualizaba.

También se distinguió por su interés y dedicación en abastecer adecuadamente a sus tropas en un Ejército que por entonces descuidaba esa faceta. Logística, intendencia y sanidad fueron preocupaciones constantes para Franco. Por último, otra de las características de Franco como oficial era preservar la vida de sus soldados en toda circunstancia[14].

El 28 de junio de 1916, al tomar[15] El Biutz (Ceuta), recibió una herida grave en el vientre que le mantuvo meses hospitalizado en Ceuta. El 28 de febrero de 1917 fue nombrado comandante con efectos retroactivos[16] de 29 de junio de 1916, convirtiéndose en el comandante más joven de España.

Gracias a la gestión de Luis de Marichalar (Vizconde de Eza) como ministro de la Guerra, el día 31 de agosto de 1920, SM el rey Alfonso XIII aprobó el Real Decreto de creación de un Tercio de Extranjeros. Sus órdenes de desarrollo fueron aprobadas el día 2 de septiembre, publicándose inmediatamente[17]. Ese mismo día 2, a propuesta del ministro de la Guerra, el Rey dispuso el nombramiento para el mando del Tercio de Extranjeros del teniente coronel Don José Millán-Astray, quien se incorporó de inmediato. El 27 de septiembre, Franco fue nombrado jefe de la primera bandera (batallón) del Tercio y lugarteniente del fundador; el 10 de octubre llegaron los primeros doscientos legionarios a Ceuta.

El código de conducta de la nueva unidad fue el Credo Legionario[18], basado en el Bushido[19], referente moral de los guerreros samuráis. La nueva unidad sería conocida como Tercio de la Legión.

Entre el 17 de septiembre de 1921 y el 10 de enero de 1922, Millán-Astray fue herido en dos ocasiones. En junio de 1922 le fue concedida la Medalla Militar Individual[20], recibiendo en octubre una nueva Cruz al Mérito Militar y en noviembre la Medalla de Sufrimientos por la Patria. El 26 de octubre de 1924[21] recibió un disparo que le destrozó el brazo izquierdo. Se lo amputaron tras declararse la gangrena. Una vez recuperado, en febrero de 1926 volvió al mando de El Tercio. El 2 de marzo de 1926 perdió el ojo derecho en la ocupación de Loma Redonda (Tetuán), sufriendo también grandes desgarros en el maxilar con afectación de la mejilla izquierda. En junio de 1927 ascendió a general de Brigada por méritos de guerra y fue nombrado coronel Honorario de El Tercio.

La Legión se distinguió por su inquebrantable disciplina y por ser la fuerza de choque del Ejército. En 1921, tras el desastre de Annual, con los soldados españoles huyendo y los Regulares indígenas pasándose a las filas de Abd el-Krim, la Legión fue la primera fuerza en llegar a Melilla para defenderla. Las Banderas de El Tercio evitaron su caída en manos de Abd el Krim, constituyendo la punta de lanza que hizo retroceder a los rifeños durante la reconquista del territorio perdido.

Franco comandaba la bandera que socorrió Melilla y recuperó parte de las posiciones. Fue condecorado y propuesto para su ascenso a teniente coronel por el coronel Sanjurjo[22]. El rey lo nombró gentilhombre.

Muerto Valenzuela en combate durante la toma de Peña Tahuarda, Franco fue ascendido a teniente coronel y sucedió a Valenzuela en el mando de la Legión el 8 de junio de 1923.

Al mando de la Legión, Franco protagonizó diferentes hechos de armas, la mayoría concretados en victorias. En diciembre de 1924, realizó con gran éxito la retirada de las tropas españolas de Xauen, por lo que se ganó el ascenso a coronel el 7 de febrero de 1925. En junio de 1925, España y Francia se aliaron contra Abd el-Krim. El 7 de septiembre se inició el desembarco de Alhucemas.

En febrero de 1927 se creó la Academia General Militar de Zaragoza, para construir la cual, el Ayuntamiento aragonés donó 500 Ha. en el campo de San Gregorio. Franco, que propuso a Millán-Astray como primer director de ésta, fue contrariado por el general Miguel Primo de Rivera, quien impuso al mismo Franco[23] en el puesto, con la anuencia del Rey.

El 4 de enero de 1928, Franco fue nombrado oficialmente al frente de la recién creada Academia General Militar de Zaragoza[24]. Franco había estado revisando meticulosamente in situ la construcción del edificio de mando. Asimismo, eligió al profesorado cuidadosamente[25]. El nivel de exigencia de la Academia fue muy alto, con pocos ingresados sobre los solicitantes, lo que garantizaba un alto nivel para los alumnos.[26]

El general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado el 13 de septiembre de 1923. El Rey le concedió su respaldo y le encargó confeccionar un gobierno, que revistió la forma de un Directorio Militar. Le apoyaban gran parte del Ejército, de la Iglesia, de la patronal, casi todos los propietarios agrícolas e industriales, el somatén y los miembros los partidos más conservadores. Es de señalar que colaboraron con el régimen tanto el PSOE como la UGT.

La idea de Primo de Rivera era restaurar el orden civil alterado, laminar el caciquismo y regenerar la vida política. Él se veía como el cirujano de hierro que pondría orden. Su intención inicial era gobernar noventa días para relanzar el país, marginar a los profesionales de la política y después retirarse, entregando el poder al Rey.

En el interior, se restableció la paz social, de llevó a cabo una impresionante labor de modernización de las infraestructuras (sobre todo, viarias) y se dio un gran impulso a la economía[27]. En la fase del Directorio Civil (1925-1930), se estableció una Asamblea Nacional (1927) que elaboró en 1929 un anteproyecto de Constitución. Ese mismo año se recrudeció la oposición contra Primo de Rivera: socialistas[28], republicanos, catalanistas, estudiantes, una intelectualidad voluble y el cuerpo de Artillería presionaron. El propio Rey viró en contra, hasta el punto de prescindir del Dictador el 29 de enero de 1930.

Quiso el monarca volver al statu quo ante, encargando formar gobierno consecutivamente al general Dámaso Berenguer (1930) y al almirante Juan Bautista Aznar (1931), pero esa vuelta atrás no fue posible.


[1] Para ser exactos, Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo. El último correspondía a uno de los santos del día, como quería la tradición en la época.

[2] El Ferrol, que había perdido peso tras Trafalgar, tenía 20.000 habitantes en la fecha.

[3] Equivalente a General de Brigada.

[4] Murió a los 5 años de edad.

[5] Su madre influyó para que ingresara en 1911 en la Adoración Nocturna: fue un católico convencido hasta su muerte.

[6] A lo largo de su vida fue acentuando su laconismo, en paralelo al crecimiento de sus responsabilidades políticas e institucionales.

[7] Ocupó el puesto nº 251 entre los 312 oficiales de su promoción, seleccionados entre más de 1.500 solicitudes originales. Los criterios para ordenar a los egresados tenían en cuenta variables como la edad y la presencia física, elementos ambos que no le favorecieron y le retrasaron en el escalafón.

[8] Puestos fortificados.

[9] Ello le valió la Cruz del Mérito Militar.

[10] Por antigüedad. Fue el único ascenso de ese tipo en su carrera.

[11] Unidad de choque formada por el general Dámaso Berenguer con personal español e indígena.

[12] Que le reconocieron incluso sus más acérrimos enemigos. En el caso de Indalecio Prieto, la descripción es inequívoca: “Le he visto pelear en África y, para mí, el general Franco llega a la fórmula suprema del valor, es hombre sereno en la lucha”. Fue el 1 de mayo de 1936 (Indalecio Prieto, “Discursos fundamentales”). Recogido de “Los mitos de la Guerra Civil”, Pío Moa.

[13] Franco se granjeó “una gran reputación de oficial meticuloso y bien preparado, interesado en la logística, en abastecer a sus unidades, en trazar mapas y en la seguridad del campamento”. (Thomas Preston).

[14] Como ejemplo, la actitud del coronel Franco en la conquista del monte de las palomas junto a Axdir (30.9.1925), retrasando todo lo que fue necesario la maniobra de ataque para evitar bajas.

[15] En el parte de guerra se le describió como dotado “de incomparable valor, dotes de mando y energía desplegada en el combate”.

[16] En este caso, el ascenso no se le concedió inicialmente, pero Franco logró que se hiciera tras insistir en todas las instancias.

[17] Diarios oficiales números 196 y 197 de 2 y 3 de septiembre de 1920.

[18] Normas morales por las que habrá de regirse la conducta de todo legionario.

[19] En la tradición japonesa, el bushidō se traduce como “el camino del guerrero”. Es un código ético estricto propio de los samuráis (o bushi), que exigía lealtad y honor hasta la muerte.

[20] Para entonces, la fama de valeroso del teniente coronel Millán-Astray se había extendido por España y el extranjero.

[21] En octubre de 1924, José Millán-Astray fue ascendido a coronel.

[22]El ascenso fue denegado inicialmente al estar pendiente la investigación por los sucesos de Annual.

[23] Franco acariciaba la idea de formar a los alumnos de las tres armas de Ejército en un mismo lugar, con idénticos criterios, para evitar disensiones y fragmentaciones como las que se estaban experimentando en la guerra de África y durante el período de la Dictadura.

[24] Fue entonces cuando conoció a Ramón Serrano Suñer, que se casaría con Zita, hermana de Carmen Polo.

[25] Para no dejar cabo alguno sin atar, Franco visitó la École Militaire de Saint-Cyr, en Versalles, y la Infanterieschule en Dresde, de las que extrajo útiles enseñanzas.

[26] De los 728 cadetes que ingresaron en la Academia durante los tres años en que Franco estuvo al frente, el 18 de julio de 1936 habían sobrevivido 700. Más del 95% de los cadetes de esas tres promociones permanecieron con Franco y el Alzamiento durante la Guerra Civil.

[27] La Dictadura consiguió resultados económicos extraordinarios, nunca alcanzados antes, que la II República redujo considerablemente y que no fueron recuperados hasta bien entrada la época franquista, como luego veremos. Lanzó un programa de grandes obras públicas, creó una excelente red de carreteras, se pusieron en explotación nuevos recursos hidráulicos a través de las Confederaciones Hidrográficas, se desperezó la industria pesada y la exportación agraria alcanzó cotas extraordinarias. Durante ese período, se reforzó el proteccionismo. Las empresas Telefónica (con la ITT en posesión del porcentaje de capital mayoritario) y la Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos (CAMPSA) vieron la luz entonces.

[28] El PSOE, que hasta entonces había hecho buenas migas con Primo de Rivera, se alió con los Republicanos y atacó frontalmente al Directorio.

Autor del artículo

<a href="https://joseramonferrandis.es" target="_blank">José-Ramón Ferrandis</a>

José-Ramón Ferrandis

Nacido en Valencia (España) en 1951. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense. Técnico Comercial y Economista del Estado. Salvo posiciones en Madrid, destinado sucesivamente en Ceuta (España), Moscú (URSS), Washington (EE. UU.), Moscú (Rusia) y Riad (Arabia Saudita). Profesor de Análisis Riesgo País, Análisis de tendencias y Mercados internacionales. Analista. Escritor (Globalización y Generación de Riqueza, África es así, Crimen de Estado). Áreas de especialización referidas a su trayectoria. Con el blog espera poder compartir experiencias y divulgar análisis sobre asuntos de interés general, empezando por el clima y terminando por la Geopolítica; sin dejar de lado la situación de España. Lo completará publicando semanalmente la Carta de los martes, que tiene 4 años de existencia.